Orar por la paz y luchar por la justicia

NO ALA GUERRA PORTADA

La guerra es un medio sórdido de obtener un lucro fácil”

“Sólo las naciones ricas del hemisferio Norte, que tanto hablan de paz, son quienes fabrican artefactos de guerra”

En el corazón de cada uno de nosotros se engendran guerras que tienen como objetivo a aquellos que no están de acuerdo con nuestras ideas

Frei Betto).- El Papa Juan Pablo II estableció, el 27 de noviembre de 1986, el Día Mundial de Oración por la Paz. En aquella fecha reunió en Asís, tierra de san Francisco, a 160 representantes de 32 confesiones cristianas y 11 denominaciones no cristianas: hinduismo, sikismo, budismo, judaísmo, islamismo, shintoismo, zoroastrismo, bahaismo y tradiciones de origen africano.

El Papa Francisco repitió la iniciativa el pasado 20 de septiembre, aunque manteniendo la convocatoria para el 27 de octubre.

Este año hay motivos especiales para orar por la paz. Por primera vez en la historia una nación votó democráticamente por la continuación de una guerra que ya dura 50 años: el conflicto en Colombia entre las tropas del gobierno y la guerrilla de las FARC. Se espera que el premio Nobel de la Paz, concedido este mes al presidente colombiano Juan Manuel Santos, fortalezca el acuerdo de paz entre las fuerzas beligerantes.

Según la ONU las guerras del siglo XX segaron la vida de 109,700 millones de personas. La primera Guerra Mundial (1914-1918) dejó el rastro de 15 millones de muertos. En la Segunda (1939-1945) perdieron la vida 50 millones, de los cuales el 62% eran civiles.

Durante el siglo XXI, la guerra de Irak eliminó en siete años cerca de cien mil personas, de las cuales cuatro mil fueron militares norteamericanos. La de Siria, iniciada en el 2011, ya lleva sacrificadas 300 mil vidas, un tercio de las cuales eran civiles, además de obligar a once millones de personas a abandonar sus casas.

No seamos ingenuos. La guerra no es sólo “la continuidad de la política por otros medios”, como declaró Clausewitz. Hoy día es, sobre todo, un medio sórdido de obtener un lucro fácil a través de la industria bélica, que factura US$400 mil millones al año, y del contrabando de armas. Sólo las naciones ricas del hemisferio Norte, que tanto hablan de paz, son quienes fabrican artefactos de guerra y promueven intervenciones militares en naciones periféricas. Practican el precepto de “armaos los unos a los otros”.

Orar por la paz es comprometerse a luchar por la justicia. Fue el profeta Isaías el primero que advirtió que la paz no se gana con un equilibrio de armas, como piensan los gobernantes actuales envueltos en el conflicto de Siria, sino con la promoción de la justicia.

Ningún animal mata a su semejante, excepto para alimentarse. Sólo nosotros los seres humanos, criaturas de Dios, cargamos con esa perversidad de matar por venganza, ira, prejuicio o ambición de poder.

COLLAGE NO A LA GUERAOrar por la paz es practicar el “amaos unos a otros”, o sea la tolerancia, y extirpar del corazón esas energías negativas que nos inducen a desencadenar pequeñas guerras cotidianas que usan como arma el lenguaje ofensivo y las posturas exclusivas.

En el corazón de cada uno de nosotros se engendran guerras que equivocadamente tienen como objetivo a aquellos que no están de acuerdo con nuestras ideas, opiniones e iniciativas. Cuando debiéramos mirar el verdadero objetivo: las desigualdades sociales que son el origen de tantos conflictos, y la pretensión de imponer a los demás, a sangre y fuego, nuestro modo personal de pensar y actuar.

Orar por la paz es erradicar la intolerancia y combatir las causas de las injusticias. Ellas son las fuentes de todas las desavenencias.

Fuente: religion digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *