El obispo de Málaga y el imán de Marbella se unen para rechazar el terrorismo

Conversacion Imán y Obispo (Copiar)

Encuentro lleno de gestos el que protagonizaron ayer el obispo de Málaga, Jesús Catalá, y el imán de Marbella, Allal Ahmed Bachar, en la mezquita de la Milla de Oro. Ambos líderes religiosos se reunieron para lanzar un mensaje de paz y rechazo del terrorismo. Asimismo, el encuentro sirvió para poner de relieve la «buena convivencia», que a juicio de los dos representantes, existe en Málaga entre las religiones católica e islámica.

 

Un encuentro lleno de fraternidad y sentimientos profundos de  Paz y entendimiento.

Collage_01_PDM

El prelado acudió a la invitación cursada por el imán para concretar fórmulas de trabajo conjuntas para extender la cultura de la paz y superar «los prejuicios que puedan existir». Con esta reunión, tal como expresaron ambos líderes, se quiere hacer un gesto conjunto de paz ante los últimos actos terroristas sucedidos en diversas partes del mundo y que no deben ser justificados bajo el amparo de ninguna creencia religiosa.

 

En el Año Jubilar convocado por el Papa Francisco, Catalá destacó la misericordia como un elemento fundamental de unión entre ambas religiones. «Nos une el apelativo que las dos religiones damos a Dios. Para nosotros, los católicos, Dios se muestra misericordioso y para los hermanos musulmanes Alá es el misericordioso. Tenemos muchas cosas en común y conviene que nos acerquemos quitando prejuicios y trabajando juntos y hermanados», señaló el obispo.

 

Ambos religiosos, que compartieron almuerzo, destacan la buena convivencia que existe en la provincia entre ambas religiones

Collage_02_ok

Por su parte, el imán de Marbella deseó que Málaga sea un ejemplo para otras provincias. «Los hombres deben entender que ya ha llegado el momento de reunirnos, quitar los prejuicios y andar juntos», afirmó Bachar. El imán es muy cercano al mundo católico y de hecho se ha reunido incluso con el Papa actual, como atestigua una foto que el líder islámico tiene en su despacho.

Antes del almuerzo y de un recorrido por la mezquita marbellí, donde compartieron un momento de oración en silencio, el obispo regaló al imán un ejemplar de la Biblia con una dedicatoria muy apropiada para la ocasión: «A mi amigo Allal Ahmed Bachar, a quien me une la fe en Dios misericordioso».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *